/ in Artículos de Interés

Kashrut de Animales Exóticos: El Búfalo

Por: El rabino Ari Z. Zivotofsky, un shojet y bodek certificado, es un investigador de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), Bethesda, MD.

INTRODUCCIÓN:

La industria alimentaria kosher en los EE.UU. está en auge, y asciende a unos 4 mil millones de dólares al año. El consumidor kosher moderno y acaudalado siempre está buscando una nueva y variada cocina para tentar su paladar, lo que hace que sea no sólo intelectualmente estimulante sino también financieramente significativo investigar el kashrut de animales poco comunes y los criterios para tal determinación. En los últimos años, el ganso, el ciervo y el búfalo se han añadido a los menús de varios restaurantes y/o carnicerías kosher de Nueva York. Mientras que el estatus kosher de los dos primeros artículos es relativamente no controversial, el estatus del búfalo plantea una pregunta interesante.

Con el fin de identificar los animales kosher, el Shuljan Aruj (Yoreh De’ah 79, 80, 82-85), basado en Levítico 11:1-27 y Deuteronomio 14:3-20, divide el reino animal en cinco categorías, cuatro de las cuales tienen miembros kosher. Las categorías con miembros kosher son: cuadrúpedos mamíferos terrestres, peces, aves e invertebrados. La quinta categoría, los bichos, no tiene miembros kosher. Además, todas las criaturas que no encajan en ninguna de las categorías anteriores, como todos los reptiles y anfibios, no son kosher. Para cada una de las cuatro categorías con miembros kosher, la Torá especifica un medio para indicar si una especie particular es kosher, y en muchos casos los rabinos aclararon, elaboraron, embellecieron y añadieron a los indicadores.

SEÑAS QUE DETERMINAN UN ANIMAL KOSHER:

Dentro de la categoría de mamíferos cuadrúpedos, que incluye tanto behema (animales «domesticados») como jaya (animales «salvajes»), un animal es definido por la Torá como kosher si mastica su bolo alimenticio (maale gerá) y tiene las pezuñas totalmente partidas (mafreset parsa veshosa’at shesa prasot).

La Torá enumera además cuatro animales no kosher que sólo tienen un signo kosher. Entre ellos se encuentran el cerdo, que tiene las pezuñas partidas pero no mastica su bolo alimenticio, y el camello, que mastica su bolo alimenticio pero no tiene las pezuñas partidas.

Los rabinos declararon además que todo animal que tiene las pezuñas completamente partidas también mastica su bolo alimenticio y por lo tanto es kosher, con lagunas excepciones explícita mente dichas.

Por lo tanto, cualquier especie desconocida que tenga las pezuñas partidas y no sea un cerdo es permisible.

Jazal añadió un rasgo identificativo adicional de los animales kosher que aparentemente no tiene base en la Torá escrita y que se basa únicamente en una tradición oral recibida por Moisés en el Monte Sinaí. Aparte del burro salvaje , ninguna especie no kosher tiene carne debajo de la cola con grano que se deforme y se triture. Por lo tanto, si se sacrifica un animal desconocido y se encuentra que el grano de su carne corre en ambos sentidos, y se sabe que no es un burro salvaje, la carne está permitida.

Los animales kosher dentro de la categoría de mamíferos cuadrúpedos parecen incluir no sólo los animales comúnmente considerados kosher como las vacas, ovejas, cabras y ciervos, sino también animales exóticos como el berrendo, el alce, la jirafa y el bongo.

EL PROBLEMA CON EL BÚFALO:

A pesar de la aparente simplicidad de las reglas del kashrut, el búfalo plantea una pregunta interesante por varias razones: existen varios tipos de «búfalo»; se menciona en la literatura rabínica; y hay un bisonte americano único, a menudo erróneamente llamado búfalo.

Hay cuatro tipos de animales que pueden ser llamados legítimamente búfalo. El bisonte europeo, es el más estrechamente relacionado con el bisonte americano. El búfalo de agua asiático, del que existen cuatro subespecies y que es nativo del sur de Asia, la India, Nepal, Sri Lanka y Borneo, era probablemente conocido por las antiguas autoridades judías rabínicas. El búfalo africano tiene tres subespecies , es nativo de África, en general subsahariana.

La especie de interés particular, el «búfalo» americano, es técnicamente un bisonte.

Si se pudiera determinar cómo se llamaba el búfalo en tiempos pasados, se simplificaría mucho la situación: Los indicios kosher serían superfluos y se podría utilizar la lista bíblica de diez especies kosher. Según el profesor Yehuda Félix, el búfalo de agua, que en un momento dado se encontró en gran número en el valle de Jula en Israel y fue criado por beduinos allí hasta la década de 1940, se conocía como el meri, un animal que se sacrificaba y se comía en tiempos bíblicos (véase II Samuel 6:13; I Reyes 1:9,19). Otras autoridades identifican al t’oh, que se encuentra en la lista de animales kosher en Deuteronomio 14:5, con el búfalo de agua. Esto parece cuestionable ya que el t’oh es un animal no domesticado (jayá) y el búfalo de agua es domesticado.

El bisonte europeo también se identifica a veces con el t’oh, aunque el Talmud (Jullin 80a), Targum Yonatan y Rashi implican que el t’oh es un buey salvaje. Otro candidato para el búfalo de la lista de

Otro candidato para el búfalo de la lista del Deuteronomio es el yajmar.

El intento de identificar al búfalo de agua con un animal bíblico es problemático porque es nativo de la India, y probablemente no fue introducido en Asia occidental, es decir, en las tierras bíblicas, hasta poco antes de la Era Común, cerca del final del período bíblico.

En el período posttalmúdico es posible identificar al búfalo de agua con casi total certeza. «Búfalo» aparece como una palabra transliterada en el siglo XVI Shuljan Aruj (YD 28:4). El Be’ar Hagola rastrea la fuente de esa halajá hasta el Agur (Rabino Yaakov Landau, siglo XV) que citaba al Rabino Yishaya Ha’ajaron del siglo XIII de Trani, Italia. En el italiano contemporáneo la palabra búfalo todavía se utiliza para referirse al búfalo de agua, un animal que es criado domésticamente como ganado en algunas partes de Italia. Es a partir de la leche de búfalo de agua que el queso mozzarella fue originalmente hecho cerca de Nápoles, Italia, y en el sur de Italia todavía se utiliza para hacer el «auténtico» queso mozzarella. Esto llevaría a sospechar que el rabino Yishaya Ha’ajaron sabía que el búfalo de agua era kosher y por lo tanto también el Shuljan Aruj, se referían al búfalo de agua, y no tenían ninguna duda de que es un animal domesticado kosher.

MESORAH E HIBRIDACIÓN:

El «búfalo» americano obviamente no se encuentra en ninguna de las primeras publicaciones y por lo tanto presenta su propio dilema. Parecería que según el Shuljan Aruj (YD 79:1) no se requiere mesora (tradición) para establecer que un cuadrúpedo mamífero específico es kosher -simplemente necesita poseer las características físicas requeridas de masticar su bolo alimenticio y tener las pezuñas completamente partidas- características que poseen los cuatro «búfalos», incluido el bisonte americano. Los Pri Meggadim (Siftei Da’at, YD 80:1) y Kaf Hajaim (80:5) afirman explícitamente que los indicios físicos son suficientes para establecer una especie como kosher.

Para complicar aún más las cosas, el Jazon Ish (Hiljot be’hema vejaya tehora:11:letras 4 y 5) escribe que el Jjhmat Adam está en lo cierto y por lo tanto no tenemos otra opción que aceptar que se necesita una mesora y que no se puede permitir ninguna nueva especie animal.

Hay un factor adicional que, en mi opinión, hace que el debate entre los que requieren una tradición y los que no tienen poca relevancia en las cuestiones de los cebúes o los bisontes (búfalos americanos). Con respecto a los cuadrúpedos, el Talmud ofrece una prueba irrefutable e indiscutible del kashrut de un animal que no puede ser cuestionado por motivos subjetivos. Bejorot 7a declara que las especies kosher y no kosher no pueden cruzarse. Entonces, si dos especies pueden hibridarse, y se sabe que una es kosher, es una prueba positiva de que la otra también lo es.

El cebú no sólo pasa esta «prueba de hibridación», sino que produce descendientes vivos y fértiles con otros animales domésticos.

El bisonte americano y una amplia variedad de ganado se han cruzado regularmente desde 1957 para producir una fértil descendencia de «beefalo», producto que ha ganado en popularidad en los últimos decenios debido a su facilidad de manejo y al menor contenido de grasa de su carne. El bisonte europeo parece tener un complemento cromosómico muy similar al del ganado doméstico. Se reproducen con relativa facilidad y tanto los cruces directos como los recíprocos producen hembras fértiles, aunque las crías de los machos suelen ser estériles o no. Debido a su capacidad de cruzarse con especies kosher conocidas, y al hecho no insignificante de que poseen ambos indicios bíblicos, el cebú y el bisonte europeo y americano deben considerarse kosher sin lugar a dudas.

CONCLUSIÓN:

El debate sobre la necesidad de una mesora no parece aplicable a la cuestión del búfalo, y por diversas razones parece que los cuatro «búfalos», y sin duda el búfalo de agua y el bisonte americano, son kosher. Todavía no hay una estampida de búfalos kosher, pero en base a mi encuesta informal de varias ciudades, parece que hay un cierto deseo por ellos. No sé cómo las principales organizaciones kashrut gobernarían en un caso en el que realmente se necesitara una mesora según el Jazon Ish y no existiera ninguna. Hasta donde yo sé, no hay ninguna otra respuesta reciente que se refiera a esta disputa entre Pri Megadim y Jazon Ish.

Deja una respuesta