[vc_row full_width=»stretch_row» bg_type=»image» parallax_style=»vcpb-default» bg_image_new=»id^19453|url^https://1kosher.com/wp-content/uploads/2021/01/portada-quesos-onekosher-134026520_m-scaled.jpg|caption^null|alt^null|title^portada-quesos-onekosher-134026520_m|description^null» bg_image_repeat=»no-repeat»][vc_column][ultimate_spacer height=»100″][vc_custom_heading text=»REVISA BIEN LAS ETIQUETAS Y SELLOS.» font_container=»tag:h2|font_size:25|text_align:center|color:%23ffffff» use_theme_fonts=»yes»][vc_custom_heading text=»¿Por qué algunos quesos tienen sellos de exceso de grasa?» font_container=»tag:h2|font_size:70|text_align:center|color:%23ffffff» use_theme_fonts=»yes»][ultimate_spacer height=»100″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Algunas marcas añaden grasa de origen vegetal para abaratar sus costos y no lo declaran en su etiquetado. Estas grasas son las que determinan los sellos de exceso.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»stretch_row_content_no_spaces»][vc_column width=»7/12″ css=».vc_custom_1607619482699{background-color: #eff2f4 !important;}»][ultimate_spacer height=»60″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/12″][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»10/12″][vc_column_text]

Primero, se debe saber que existen diferentes normas que regulan lo referente a quesos y productos lácteos, como la NOM 002 SCFI, la NOM 243 SSA1 2010 que se refiere a los productos lácteos combinados y la NMX F 713 COFOCALEC 2005 que regula a los alimentos integrados en el sistema producto leche. Con estas bases, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) es capaz de determinar los requisitos de cada producto para poderse comercializar, así como de lo que debe decir su etiqueta. De acuerdo con esto, los quesos deben de tener como origen leche en un 100%, no se le deben agregar grasas vegetales y su proporción entre las proteínas de suero y la caseína no debe ser superior a la leche.

Al revisar los ingredientes declarados en las etiquetas y hacer estudios de laboratorio en muestras aleatorias, se han encontrado que algunos productos no cumplen las especificaciones en el contenido mínimo de la grasa butírica (la propia de la leche), dado que ésta es sustituida por grasas vegetales (como aceite de palma), y es este contenido de grasa lo que hace que el producto lleva llevar el octágono de exceso de grasas. Al añadir grasas, también se reduce el contenido de proteína animal, lo que supone un castigo nutricional para ti.

Es imperante que, como consumidor, aprendas a leer las etiquetas de los alimentos que consumes. Y más importante aún, es poder confiar en que estas etiquetas enlistan todos los ingredientes que contienen. Al leer la lista de ingredientes, debes poner atención:

  1. al orden en el que están nombrados: los primeros son lo que más contiene ese alimento en volumen,
  2. debes revisar el número de resolución sanitaria, fecha de elaboración y vencimiento,
  3. revisar si es queso o en realidad es un análogo, ya sea “tipo”, “estilo” o “imitación” queso.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/12″][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»5/12″ css=».vc_custom_1612478749983{margin-top: 0px !important;margin-bottom: 0px !important;border-top-width: 0px !important;border-bottom-width: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;background-position: center !important;background-repeat: no-repeat !important;background-size: cover !important;}»][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/12″][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»9/12″ css=».vc_custom_1612545340148{margin-right: 50px !important;padding-right: -50px !important;}»][vc_column_text] 

Existen diferentes tipos de productos que entendemos en el día a día como quesos.

  1. Queso: su origen debe ser 100% leche, se producen a partir de la cuajada de leche, no se le deben agregar grasas vegetales, la proporción de proteínas de suero y la caseína no debe ser superior a la de la leche.
  2. Quesos procesados: se obtienen a partir de una mezcla de quesos que provienen de la leche fundida y emulsionada. Contienen productos lácteos como leche en polvo, caseína o sólidos lácteos. Pueden ser adicionados con sustancias como estabilizantes, conservadores, colorantes y otros aditivos permitidos por la Secretaría de Salud.
  3. Productos “imitación queso” o “estilo queso”: Se trata de formulaciones de agua, almidón, grasas vegetales, sales y otros aditivos. Sustituyen la grasa y proteínas de la leche con grasas vegetales y almidones. Tienen más agua, menos proteína y más carbohidratos en comparación con los quesos procesados.
  4. Preparaciones alimenticias “tipo queso”: Tampoco deben ser consideradas quesos aunque contengan mezclas de quesos madurados. Para abaratar costos con frecuencia adicionan grasas vegetales, almidón, saborizantes y otros componentes para mejorar su textura. Tienen más agua, muy poca proteína y mas carbohidratos que los quesos y quesos procesados.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»2/12″][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»stretch_row» css=».vc_custom_1607619944170{background-color: #002fcc !important;}»][vc_column][ultimate_spacer height=»80″][vc_custom_heading text=»NO TODAS LAS CERTIFICACIONES PUEDEN ASEGURARTE QUE LOS QUESOS QUE CERTIFICAN
NO CONTIENEN INGREDIENTES «DE MÁS«, ONE KOSHER SÍ PUEDE.» font_container=»tag:h2|font_size:25|text_align:center|color:%23ffffff|line_height:1.4″ use_theme_fonts=»yes»][ultimate_spacer height=»50″][vc_column_text]

Ahora ya sabes: si un queso tiene sellos de exceso de grasa probablemente es porque le añadieron grasas vegetales. Cuando compras un alimento certificado como kosher por una empresa confiable, como One Kosher, estás comprando un producto cuyos ingredientes fueron supervisados uno a uno y cuya etiqueta también fue revisada para reflejar dichos ingredientes de manera fidedigna. ¡Mantente atento!

[/vc_column_text][vc_separator color=»white» el_width=»10″][ultimate_spacer height=»100″][/vc_column][/vc_row]