El Gobierno está considerando la posibilidad de imponer un cierre total de las ciudades y pueblos haredi (ultraortodoxos) como Bnei Brak o Mea Shearim en los que el número de personas infectadas con el coronavirus sigue aumentando, ya que un equipo de destacados científicos israelíes predice que Israel tendrá 500 pacientes en estado crítico para la próxima semana.

Sin embargo, algunos funcionarios del Ministerio de Salud dijeron que temían que la imposición de un cierre total en esas zonas pudiera dar lugar a una tasa de infección aún más significativa en ellas.*

 

Deja una respuesta